Llámanos al 91 005 27 28

Carro de la compra - € 0,00

No hay artículos en el carrito de compras.

Volver a la Página Anterior

Bolas Chinas Joyballs Duo, de JoyDivision

Bolas Chinas Joyballs Duo, de JoyDivision

Precio Habitual: € 21,90

Oferta: € 18,90

Código: 73

Disponibilidad: En existencia

Resumen:

Diseñadas por la casa alemana JoyDivision, son resistentes al agua, suaves y cómodas de llevar, realizadas 100% en silicona de grado médico para ser compatibles con tu piel, recomendado por ginecólogos y comadronas, certificadas por la CE, fáciles de limpiar e hipoalergénicas. Incluye una bolsita de satén para guardar.

* Campos Requeridos

Envío Gratis

Kit bolas chinas

Entidad adherida a Confianza Online

 

Detalles

Las Bolas Chinas Joyballs Duo son ideales para las mujeres que desean fortalecer los músculos del suelo pélvico y crear estímulos suaves y agradables.

Disfruta del placer y de la salud con tus Bolas Chinas de JoyDivision:

  • - 100 % silicona de grado médico
  • - material higiénico de primera calidad
  • - absolutamente inofensivas y libres de plastificantes
  • - hipoalergénico y libre de olores
  • - muy silenciosas y cómodas
  • - recomendado por ginecólogos y comadronas
  • - comprobado clínica y dermatológicamente
  • - incluye una bolsita de satén para guardar
  • - Medidas: 17 cm. Diámetro de cada bola 3,5 cm. Peso aproximado 60 gr. 

 

Bolas Chinas como Aparato de Gimnasia pasiva: El lubricante más empleado para usar las Bolas como aparato de gimnasia pasiva es el lubricante a base de agua: es más fresquito y menos potente. Hay que lubricar siempre las bolas para hacer ejercicio pues la lubricación propia del cuerpo resulta insuficiente, al no soler haber excitación durante el proceso. Además, su material adquiere sus características óptimas una vez lubricadas. Como cualquier ejercicio físico, hay que ser progresivo y muy constante. Si inicialmente notas que tu cuerpo no las retiene, puedes hacer un pre-entrenamiento sosteniéndolas, convenientemente lubricadas, en tu interior, unos instantes (apretando como si aguantaras las ganas de hacer pipí) y dejándolas salir completamente del cuerpo. Repite esta operación detenidamente y observando las reacciones de tu cuerpo de cinco a diez veces al día durante la primera semana o dos semanas, en días alternos durante una única sesión. Respira profundamente para relajar la musculatura al completo (intenta visualizarlo para entender su recorrido) antes de volver a introducirlas, hasta que notes que se quedan dentro del cuerpo sin problemas. Pasarán varios días, más o menos dependiendo del grado de tonicidad muscular que poseas en esta parte del cuerpo. Dependerá de tu edad y condiciones físicas que este proceso de adaptación (en caso de no retenerlas) sea más o menos largo pero nunca es tarde para empezar a atender esta parte tan fundamental del cuerpo siempre y cuando seas progresiva en sus tiempos de utilización: siempre de menos a más tiempo. En ese momento, una vez no tiendan a escaparse del cuerpo si es tu caso, tú decides el ritmo de intensidad del ejercicio. Ten en cuenta que normalmente esta musculatura está acostumbrada a no trabajar apenas, por esta razón es importante que los primeros días no las lleves puestas más de 45 minutos x sesión para evitar sobrecargas musculares bastante molestas. Conforme avancen las semanas puedes ir subiendo el tiempo de ejercicio o acortando los días entre sesión y sesión, pero siempre de manera ordenada y progesiva. Notarás sus efectos en relativamente poco tiempo, pues esta zona responde muy bien al ejercicio ordenado.

Juguete erótico: Sí, también puedes emplearlas como juguete erótico: haciendo juegos de entrada y salida (totales o parciales), o dejándolas dentro del cuerpo (moviéndote) unos quince minutos para "ahorrarte" preliminares si vas con el tiempo justo: llegarás al lío más "preparadita". No combines juegos de penetración vaginal con tus Bolas completamente introducidas.

Limpieza: Utiliza jabones neutros-naturales o sustancias especializadas. Sécalas al aire para evitar dejar residuos. Consérvalas alejadas de fuertes olores y cambios bruscos de temperaturas, protegidas del exterior con su estuche original o con un funda apropiada.

Redescúbrete, Tonifica tu musculatura íntima, Disfruta... y Haz disfrutar.

Medidas: 17 cm. Diámetro de cada bola 3,5 cm. Peso aproximado 60 gr.

Limpieza //

Lava tus ejercitadores del Suelo Pélvico con agua del tiempo: ni fría ni caliente. Evita sumergirlos o dejarlos bajo el grifo con un caudal fuerte de agua.  Enjabónalos con tus manos realizando un suave masaje y evitando mojar partes electrónicas en caso de contar con esta posibilidad, sobre todo en aquellos juguetes no salpicables.

Para la limpieza de ejercitadores del Suelo Pélvico, utiliza un jabón neutro; natural; una solución bactericida apropiada o toallitas específicas. Una vez aclarados y limpios, seca siempre tus juguetes al aire para evitar residuos de trapos, papeles o toallas en su material de contacto directo. En caso de mojadura accidental de alguna parte electrónica, deja tu ejercitador del Suelo Pélvico desmontado en todas sus partes posibles y deposítalo en un lugar seco y ventilado, hasta que pierda cualquier resquicio de humedad.

Conservación //

Conserva tu ejercitador del Suelo Pélvico en un lugar fresco y seco, aislado de la luz directa del sol y cambios bruscos de temperatura. Infórmate del material de contacto directo en que está confeccionado para evitar posibles reacciones alérgicas a algún componente o su deterioro por empleo incorrecto de lubricantes, cremas, fluídos o jabones no adecuados o incompatibles con su composición. Recuerda que los lubricantes con  bases llamadas “de agua” son compatibles con todos los materiales. Si no vas a usar tu ejercitador del Suelo Pélvico (de materiales de contacto directo no rígidos)  por un largo período de tiempo, conviene guardarlo con una fina capa de talco natural sin aromas ni aditivos para conservar mejor sus cualidades.